La situación sanitaria de este año no detuvo nuestra vigilancia temprana ante un hongo, la mayor amenaza a la biodiversidad.

Este año comenzábamos con ilusión el proyecto BsAlert, para evaluar la afección del hongo conocido como Bsal, en los anfibios de la cordillera cantábrica.

Una enfermedad fúngica de los anfibios que está provocando una mortalidad de anfibios generalizada en todo el mundo. Es mortal para casi todos los tritones y salamandras europeos y representa la mayor amenaza en cuanto a enfermedades para la biodiversidad.

Ante tal peligro masivo para los caudados europeos, en abril iniciamos las prospecciones de campo. Recorrimos un territorio que abarca el parque natural de Saja-Besaya y ZEC Sierra de Peña Sagra, en Cantabria, el parque natural de Somiedo, en Asturias, el parque natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre – Montaña Palentina, en Palencia y el parque nacional de los Picos de Europa, en las tres comunidades autónomas que lo conforman.

Cuando llegó el verano

No fue hasta julio cuando completamos la identificación e inventario de los puntos de reproducción de anfibios sobre los que estudiaremos la presencia del hongo Bsal en la primavera de 2021.

Para lograrlo se visitaron en torno a 125 puntos de agua como abrevaderos, charcas, arroyos, lagunas y turberas, enclaves óptimos de reproducción de los anfibios. Basados en estudios previos y con la información que se recopile durante la campaña 2021 de muestreo diseñaremos un programa de vigilancia para el seguimiento de la distribución del hongo Bsal en la cordillera cantábrica.

A su vez el programa, a partir de la primavera 2021, contará con una aplicación para dispositivos móviles que favorezca la alerta temprana. Mediante su uso, cualquier persona que encuentre sobre el terreno un animal susceptible de estar infectado podrá reportarlo de una manera rápida y sencilla.

Técnico de Red Cambera en Peña Sagra

Técnico de Red Cambera en Peña Sagra

En el proyecto participa y colabora la Universidad Checa de Ciencias de la Vida de Praga, que analizará las muestras recogidas para verificar la presencia del hongo en el territorio de estudio.

La iniciativa BsAlert cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico a través de su línea de ayudas para la evaluación de la biodiversidad terrestre española.