En febrero hemos comenzado a instalar plataformas de huellas flotantes en el río Pas y Magdalena. Con ellas, pretendemos detectar la presencia de visones americanos en estas aguas para controlar su expansión en la vertiente cantábrica.

Los visones americanos recorren grandes distancias por los márgenes fluviales y, dada su curiosidad, tienden a introducirse en estas plataformas, dejando sus huellas. De manera semanal, se revisan estas estructuras para confirmar la presencia de esta especie. En el caso de que así sea, se capturan para favorecer su erradicación en Cantabria.

El visón americano se considera una de las especies exóticas invasoras más dañinas. Según WWF España, «no sólo afecta a medio centenar de especies autóctonas de nuestra fauna, sino que está llevando a una de las especies más emblemáticas al borde de la extinción: el visón europeo, de los que apenas quedan 500 en nuestro país». 

Este proyecto, impulsado por Red Cambera, cuenta con el apoyo de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación a través de la Dirección General del Medio Natural.