Desde febrero, tras instalar veinte plataformas de huellas flotantes en el río Pas y Magdalena, hemos revisado semanalmente cada una de ellas. Con estas estructuras intentamos detectar la presencia de visones americanos en estos ríos. Y, con ello, poder controlar su expansión en la vertiente cantábrica.

Los visones americanos recorren grandes distancias por los márgenes fluviales y, debido a su curiosidad, tienden a introducirse en estas plataformas, dejando sus huellas. Durante los muestreos no se han detectado señales de esta especie, pero sí de otras. Estamos recopilando toda la información obtenida y pronto publicaremos los resultados de esta iniciativa.

Este proyecto, impulsado por Red Cambera, cuenta con el apoyo del Gobierno de Cantabria a través de la Dirección General del Medio Natural.