El valle por el que fluye el río Camesa, declarado como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) por sus valores naturales, comienza a sufrir la colonización por parte del visón americano (Neovison vison) procedente de granjas de cría cercanas. La reciente entrada de esta especie en Cantabria hace que la información relativa a su distribución sea insuficiente en la actualidad, por lo que se plantea utilizar una metodología de recogida de datos que permita conocer el grado de penetración en el sur de la región. Para ello, se emplearán “trampas de huellas”, formadas por un cajón de madera sobre el que se coloca un sustrato blando para que, en este caso los visones, puedan dejar su huella impresa y posteriormente sea identificada.
Una vez constituidos los equipos de trabajo, las acciones que se desarrollarán posteriormente serán las de construcción de las “trampas de huellas”, en base a la utilización de los materiales necesarios, y su colocación en los lugares preseleccionados, un total de tres. Asimismo, se recogerá información relativa al hábitat y se georreferenciará la localización exacta. Finalmente se desarrollará una evaluación de la jornada.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *