Buitre negro
Durante el mes de junio destacan las observaciones de buitre negro (Aegypius monachus) que se han producido en distintos puntos de Cantabria que, en conjunto con las que se han registrado a lo largo de toda la primavera, suponen una cifra récord de avistamientos para esta especie en Cantabria.
Las citas de este mes se refieren a un ejemplar en Torrelavega el día 4 de junio, localizado por Isidoro Fombellida, dos ejemplares juntos el día 8 en la localidad de Argüébanes (Camaleño) detectados por Jesús Ruiz Rodrigo et al., otro ave más en Alto Campoo el día 15, observado por Javier Portillo y Rubén Barreda y a los que hay que añadir un total de seis observaciones más entre abril y mayo.
Así pues, estamos hablando de ocho observaciones de esta especie, que suponen un total de diez ejemplares -aunque cabe la posibilidad de que alguna cita sea repetida- que se reparten por un total de seis  municipios (Valdeolea, Hermandad de Campoo de Suso, Rionansa, Liendo, Los Tojos y Camaleño).
El buitre negro es una especie de hábitos carroñeros propia de la región Mediterránea, no se reproduce en Cantabria aunque todos los años en primavera se registra alguna observación esporádica, principalmente de aves inmaduras en dispersión. Estas observaciones se han consolidado e incluso incrementado en los últimos años, debido probablemente al aumento poblacional de la especie en la península Ibérica en las últimas décadas. En España hay poblaciones en Castilla y León (Sistema Central), Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía, con una pequeña población reintroducida hace pocos años en Lleida.