Saltar a contenido principal

En ocasiones -las menos-, ya sea por excesiva corriente, profundidad del tramo o composición del lecho fluvial, resulta imposible recurrir a muestreos directos. En estas situaciones existe una alternativa al muestreo “tradicional”: los sustratos artificiales.
El 12 de mayo, voluntarios y técnicos de la Asociación Red Cambera vinculados al Proyecto Ríos disfrutaron de una jornada de construcción y colocación de “sustratos artificiales” en el río Camesa. Se realizó un taller en el que los voluntarios construyeron veinte unidades de muestreo a pie de río.
Posteriormente, se planeó dejar cuatro sustratos artificiales por lugar de muestreo, en un total de cinco zonas repartidas a lo largo del cauce del Camesa: Santa Olalla, molino de la Vega, Casasola y aguas arriba y abajo de Mataporquera. A partir de la primera semana de estar sumergidos en el lecho del río, los voluntarios han ido recogiendo un sustrato por lugar y semana. De este modo se ha obtenido una representación de los invertebrados fluviales que han ido colonizando estos sustratos a lo largo de un mes completo.
Recientemente, a través de un taller de identificación de invertebrados, reconocimos algunos de los recogidos y comentamos las principales conclusiones obtenidas durante esta experiencia.
Con esta metodología se pretende observar cómo se han ido desarrollando los mecanismos de sucesión ecológica partiendo de un espacio vacío, lo que permitirá al mismo tiempo calcular la tasa de colonización de los organismos.

Actualmente nos encontramos analizando la totalidad de muestras recogidas.