Amigas y amigos. Desde el pasado día 22 de febrero, tras la celebración de la última asamblea de la asociación, una nueva Junta Directiva tirará del carro de la Asociación Cambera durante los próximos tiempos. En primer lugar es obligado reconocer el gran trabajo realizado por la anterior junta directiva y por el equipo técnico, a pesar de la escasez de recursos económicos y también de disponibilidad de tiempo, cuyos hitos queremos destacar.

Voluntariado

El Proyecto Ríos ha continuado, por sexto año, uniendo personas y ríos, capacitando a varios centenares de voluntarios y obteniendo, un año más, datos muy valiosos para conocer el estado de conservación de nuestros ríos, y que cobran más valor incluso al ser incorporados a una serie histórica que comienza a tener cierta relevancia. Estos grupos de personas conforman una amplia red de voluntariado en Cantabria, y una de las más potentes de la Ibérica, si se contabilizan los voluntarios y las acciones del resto de entidades colaboradoras de la Red Proyecto Ríos. También dentro del voluntariado se han realizado actuaciones en el sistema dunar de Merón (Parque Natural de Oyambre) para poner freno a la flora invasora y tratar de restaurar así la dinámica dunar. También se han realizado acciones de voluntariado en la finca custodiada que Cambera tiene en Luriezo (Liébana). Y no menos importante es nuestra participación en el sondeo ibérico de tejoneras, coordinando a una docena de voluntarios en colaboración con la SECEM y otras tres entidades.

Custodia del territorio

El Proyecto Camárica (Luriezo, Liébana), donde se ha continuado realizando el seguimiento del hábitat para anfibios creado en 2010, y se han realizado tareas de mantenimiento de la charca, además de un inventario trimestral de la fauna vertebrada presente. Y dentro de la custodia fluvial se continúa con las adopciones del río Cabo (junto a la asociación Jolanta) y del Ebro (junto con la asociación ARCERA). También se ha trabajado en la custodia de una finca privada con grandes valores junto al río Magdalena en Luena, y elaborando conjuntamente con la Confederación Hidrográfica del Duero un acuerdo para custodiar diversos ríos del sur de la Cantábrica.

Educación ambiental

Se han desarrollado más de cincuenta acciones integradas en los diversos proyectos abordados, destacando el Robinia, proyecto piloto que desde la sensibilización abordó la problemática de la flora invasora en las cuencas del Saja y Besaya.

Colaboración con otras entidades conservacionistas

Se han fraguado diversas alianzas en los últimos meses. La flora exótica nos llevó a unirnos a otros seis colectivos cántabros para reclamar actuaciones urgentes ante las dimensiones de este verdadero problema ambiental. Y cómo no destacar que hace tan sólo unas semanas se aceptó el recurso contra el permiso Arquetu que pretende atacar el corazón y las venas de los valles occidentales cántabros utilizando la fractura hidráulica. En esta lucha contra el fracking, además de editar un número especial de nuestro iMago, también se presentaron recursos para el permiso Luena, y se está trabajando en los que afectan al sur de Cantabria (Valdeprado y Valderredible). Huelga decir que todos estos documentos están a disposición de los socios y los voluntarios que participan con la Asociación.
Este próximo año la ausencia de recursos no nos limita la ilusión, ni las ganas de trabajar, para conseguir éxitos: esto es, para la conservación de la naturaleza. Dicho esto, creemos necesario priorizar: en primer lugar, seguir desarrollando acciones de todo tipo para involucrar a la población con su medio natural; en segundo lugar incrementar nuestra masa social animando a los numerosos voluntarios y colaboradores a formar parte de Cambera desde sus órganos de decisión (la asamblea y la Junta Directiva); en tercer lugar seguir creando alianzas con otros grupos conservacionistas y grupos de investigación de Cantabria y de otros territorios; y en cuarto lugar, involucrándonos en la conservación de nuestra tierra (nuestra cordillera, nuestros ríos, nuestra biodiversidad) mediante la puesta en marcha de acciones de custodia del territorio consecuentes con la conservación.
Como ya os informamos en nuestros primeros iMagos: contamos contigo. Ahora os lo pedimos de forma explícita. Es más que nunca necesario que socios y voluntarios deis un paso adelante y contactéis directamente con la Junta Directiva para poder, entre todos, y cuantos más mejor, abordar el presente y futuro más próximo con una mayor fortaleza asociativa. La naturaleza nos demanda que nos agrupemos; atomizados perdemos fuelle y, lo que es peor, los desarrollistas lo saben (y lo fomentan).