Es una iniciativa de voluntariado ambiental que pretende capacitar a la ciudadanía en el conocimiento, puesta en valor y mejora de los ecosistemas fluviales cántabros.

Para ello, se desarrollan dos fases generales.
Una primera de inspección de ríos o muestreo, en la que los voluntarios son formados para desarrollar labores de inventario de la biodivesidad existente, las afecciones, el estado ecológico o la identificación del patrimonio cultural.
Con todos los datos se publica anualmente un informe sobre el estado de salud de los ríos de Cantabria que es difundido a la sociedad y autoridades.
Y una segunda de adopción de ríos, donde se buscan las colaboraciones y acuerdos entre el grupo de voluntarios, otros grupos y los diferentes actores públicos (ayuntamientos, consejerías o confederaciones), propietarios y usuarios del entorno fluvial. Se trata de una propuesta basada en la custodia del territorio ratificada en un acuerdo consensuado por todas aquellas partes que voluntariamente colaboren por el bien del río. Los detalles de esta fase pueden consultarse en el manual de adopción de ríos.

Actualmente se desarrollan dos proyectos de adopción de ríos: Saja Besaya y Ebro. Ambas iniciativas están ratificadas por la firma de sendos acuerdos de adopción de ríos con la Asociación Conservación y Biodiversidad y Asociación Arcera, respectivamente.

El Proyecto Ríos es una iniciativa de la Associació Hábitats de Catalunya y se desarrolla también en diversos territorios de la Península Ibérica, todos ellos integrantes de la Red Proyecto Ríos. En Cantabria, donde se inició en 2008, se gestiona actualmente a través de la Asociación Red Cambera, acogiendo cada año a cientos de voluntarios.
Más información