Lo que el verano no esconde es el estado en que los ecosistemas acuáticos de montaña llegan al final de la estación después de estar sometidos a múltiples cambios por la variación de los factores ambientales. La respuesta de la biodiversidad al estiaje es prioritaria para definir las áreas de actuación LIFE DIVAQUA.

Con el final del verano el equipo técnico de LIFE DIVAQUA, del que forma parte Red Cambera, ha recorrido ríos, lagunas, abrevaderos y charcas de Picos de Europa repartidos por territorio de León, Asturias y Cantabria. Finaliza así la campaña estival de muestreo que aportará valiosos indicadores para comprender el estado ecológico de la vida en los ecosistemas acuáticos de montaña cantábrica.

Un proyecto de investigación y restauración ambiental de los ecosistemas acuáticos de la Red Natura 2000 en Picos de Europa como es LIFE DIVAQUA requiere conocer al detalle los hidroperiodos lénticos. Mediante medidas de caudal se registra la disponibilidad de agua dentro de los márgenes regulares de los ecosistemas y se realiza una caracterización físico-química de las masas de agua.

Sobrevivir al verano

El final del verano es un momento clave para el hábitat de las especies piscícolas que sobreviven aguas arriba y debajo de los cauces fluviales en los más de 15 puntos de actuación del proyecto desarrollado gracias al programa LIFE de la Unión Europea.

Los ríos también esconden organismos que aportan biodiversidad como diatomeas e invertebrados. Ya que algas unicelulares como las diatomeas, aunque comunes en el fitoplacton, resultan esenciales al tratarse de uno de los más importantes productores primarios en la cadena de nutrientes.

Microorganismos con una biodiversidad incalculable

La diversidad natural asociada a los ecosistemas acuáticos de montaña es tan importante como el estudio del metabolismo fluvial. Proceso que da a conocer la producción primaria y respiración en las masas de agua, y cuyo conocimiento facilita la caracterización precisa de los enclaves del área DIVAQUA en los que se va a actuar a través de las acciones de conservación.

Dicha información permitirá no solo conocer la distribución de las especies acuáticas de interés comunitario sino la de otras muchas que contribuyen a la biodiversidad de los ecosistemas acuáticos de montaña. Su profundo conocimiento a lo largo del proyecto LIFE DIVAQUA permitirá diseñar unas directrices de actuación cuya metodología podrá ser replicada en el futuro aplicándola a la conservación de la diversidad acuática de otras zonas de montaña.

También será posible desarrollar protocolos prioritarios de actuación en caso de detectar especies acuáticas invasoras o ante la presencia de patógenos que son el origen de enfermedades que afecten a las especies acuáticas de interés comunitario.

Unidos por la conservación de la biodiversidad acuática de montaña

En el Proyecto LIFE18 NAT/ES/000121 DIVAQUA, desarrollado con la contribución financiera del Programa LIFE de la Unión Europea, además de la Universidad de Cantabria a través del Instituto de Hidráulica Ambiental Red Cambera, participan el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)Centro Tecnológico Agrario y Agroalimentario Itagra.CTRepsolla Fundación Instituto de Hidráulica Ambiental Cantabria y los Gobiernos autonómicos del Principado de Asturias y la Junta de Castilla y León como socios beneficiarios. Además, el proyecto cuenta con la cofinanciación de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y Navarro Generación.

El Programa LIFE es el único instrumento financiero de la Unión Europea dedicado, de forma exclusiva, al medio ambiente. Su objetivo general para el período 2014-2020 es contribuir al desarrollo sostenible y al logro de los objetivos y metas de la Estrategia Europa 2020 y de las estrategias y planes pertinentes de la Unión en materia de medio ambiente y clima.