Es bien sabido que las poblaciones de anfibios están sufriendo una importante regresión a nivel mundial en las últimas décadas, motivada por diferentes causas, como pueden ser el cambio climático, diversas enfermedades, la introducción de especies exóticas (peces, cangrejos, galápagos…) o la pérdida de hábitat, fundamentalmente de los lugares de reproducción. Todo ello está llevando a una situación delicada a este conjunto de especies, tan dependientes del agua durante la reproducción y sus fases larvarias.

La Comunidad Autónoma de Cantabria no es una excepción a estos acontecimientos y las poblaciones de anfibios han visto reducir dramáticamente sus poblaciones en buena parte de la región, la mayoría de las veces motivado por la presión humana sobre los lugares de reproducción de estas especies. Del mismo modo, en el Parque Natural Saja-Besaya algunos lugares de reproducción para los anfibios se están perdiendo, por abandono de los abrevaderos tradicionales y creación de otros nuevos de paredes verticales y de complicado acceso para la herpetofauna y también en algunas charcas por la presión que ejerce el ganado sobre ellas.

Por todo ello, la presente propuesta pretende recuperar y/o mejorar algunos lugares que tradicionalmente han sido utilizados para su reproducción por los anfibios y que por una u otra causa han ido degradándose, además de adaptar los abrevaderos de reciente creación para fomentar así su uso por parte de estas especies.

Esta iniciativa cuenta con la financiación de la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Urbanismo del Gobierno de Cantabria y se enmarca en el Programa Provoca.