Pictogramas del Proyecto Ríos diseñados como herramienta de ciencia ciudadana inclusiva

Los ríos son lugares inspiradores para el ser humano pues ayudan a estrechar vínculos con el entorno. Algo dinámico como el discurrir del agua ha servido a Proyecto Ríos para acercar la naturaleza fluvial a los niños y niñas con funcionalidad diversa.

En uno de los agradables días soleados que nos ha dejado noviembre, el equipo técnico de Proyecto Ríos hemos acercado la experiencia de conocer un medio fluvial a niños con desafíos en su desarrollo gracias a la colaboración de la terapeuta ocupacional Simone Tiemann del Centro Lópsico.

Las actividades que normalmente realiza Simone Tiemann para fomentar el desarrollo de la infancia con funcionalidad diversa, se basan en aprovechar el potencial que aporta el entorno. Así, utiliza la naturaleza como un medio terapéutico en el que desarrollar actividades con los niños y niñas. En esta ocasión el río fue el medio natural elegido para acercar a los niños a la naturaleza y en su proximidad incentivar sus habilidades.

Como mantiene en su diseño desde su inicio, hace 12 años, Proyecto Ríos fomenta la ciencia ciudadana y la custodia del territorio en los cursos fluviales. Todo ello para interactuar con el medioambiente y despertar una motivación para contribuir a su mejora.

Aprender en la naturaleza

La jornada estuvo marcada por las interacciones que los dos grupos de niños, uno de ellos acompañados por sus familiares, desarrollaron con los diferentes elementos del río mostrados a través de pictogramas y materiales diseñados por el equipo técnico.

Según Simone Tiemann “El medio natural es un ámbito con un gran potencial para trabajar el desarrollo de los niños y a la vez disfrutar de un ambiente que es accesible en cualquier momento a toda la familia, algo que permite una generalización de lo aprendido de forma muy sencilla. La actividad planteada no sólo permitía fomentar habilidades sensomotoras y cognitivas, sino que a la vez desveló intereses no conocidos, amplió la autonomía en secuencias y la planificación. Además potenció las habilidades sociales no solo entre el grupo de niños, sino con Paloma F.Valdor, una persona desconocida para los niños. Dando como resultado una interesante y muy completa actividad en el río.

En palabras de Paloma F. Valdor, persona del equipo técnico del Proyecto Ríos que desarrolló la actividad con los niños, esta experiencia nos ha permitido validar el trabajo que realizamos junto a Simone, durante el último año, para que Proyecto Ríos sea una herramienta de ciencia ciudadana realmente inclusiva. Además, para mi siempre es interesante acercarme al río y, en general, a la naturaleza, desde todas las perspectivas diferentes. En este caso, fue emocionante y enriquecedor hacerlo con niños y niñas con funcionalidad diversa y sus familiares.

El río, como hilo conductor, despertó el interés de los jóvenes participantes y sirvió para el desarrollo de su comunicación. Explorando un medio natural nuevo en sus actividades lúdicas se incidió en sus emociones, fomentando la interacción social y, de una manera muy visual, se despertaron sus habilidades comunicativas. Los canales de aprendizaje y diversión pueden ser muchos para todas las personas que componemos en pluralidad nuestra sociedad.

En Cantabria el Proyecto Ríos está siendo desarrollado desde su inicio, en el año 2008, por Red Cambera y cuenta con el apoyo del Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA) del Gobierno de Cantabria.