Es el resultado de las inspecciones realizadas por parte de personas voluntarias durante 2018.

19 de los 62 tramos han sido identificados como tramos de un gran valor ambiental para su conservación.

36 de los 62 tramos presentan bosques de ribera con alteraciones importantes y/o calidades biológicas del agua por debajo de un buen estado.

Presentamos los resultados del Informe Anual del Proyecto Ríos, correspondiente a su edición de 2018.

El Proyecto Ríos es una iniciativa de Red Cambera que pretende la conservación del medio fluvial a través de la educación ambiental, el voluntariado, la ciencia ciudadana y la custodia del territorio. Se desarrolla en Cantabria gracias al acuerdo de colaboración entre Red Cambera y la Associació Hàbitats de Cataluña. Para su desarrollo, cuenta con el apoyo de la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, a través del Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA).

Esta iniciativa se desarrolla en dos periodos al año, uno en primavera, durante el mes de mayo, y otro en otoño, durante el mes de octubre. Los grupos de voluntariado obtienen datos sobre la calidad del agua, del bosque de ribera, características físicas, usos de la ribera, estado de los márgenes y biodiversidad presentes en el medio.El Proyecto Ríos se considera una iniciativa de gran valor para la concienciación y participación pública en la conservación de la naturaleza de Cantabria y, singularmente, en la gestión de los hábitats, las especies fluviales y los espacios naturales protegidos.

EL INFORME ANUAL

El Informe Anual 2018 es el undécimo publicado en Cantabria. Está basado en la información suministrada por las personas voluntarias durante las campañas de primavera y otoño. Los indicadores fundamentales que describen el estado de los ríos analizados son la calidad del agua, el estado del bosque de ribera, la calidad del hábitat fluvial y el estado ecológico del medio fluvial. Estos indicadores están basados en las categorías de calidad que establece la Directiva Marco del Agua (DMA) de la Unión Europea, y es una fuente de datos de gran valor para la gestión de los espacios fluviales que forman parte de la Red Natura 2000 en Cantabria.