La rana patilarga (Rana ibérica) es un anfibio anuro endémico de la Península Ibérica. Está presente en Galicia y comunidades del Cantábrico, llegando hasta Euskadi por el Este, además de Portugal, Sistema Central y poblaciones menores y más localizadas en Extremadura.
En Cantabria no se descubrió su presencia hasta fechas recientes, en concreto en el año 2001, en la cuenca del río Nansa (Sánchez, M. & Herrera, A.G., 2002). Habita principalmente en tramos de ríos y arroyos con buena calidad de agua y presencia de masas forestales de carácter atlántico, en general bien conservadas y desarrolladas. Hasta la fecha, su presencia se ha detectado en tramos fluviales principales, o más habitualmente tributarios, de las cuencas de los ríos Deva, Nansa, Saja, Besaya, Pas, Asón y Ebro.
El pasado día 12 de julio, en el transcurso de un diágnostico ambiental en una finca en el municipio de Luena, objeto de un futuro acuerdo de custodia del territorio, miembros de la Asociación Red Cambera detectaron la presencia de la especie en el río Magdalena o Luena, en lo que constituye la primera cita de este anfibio en la mencionada subcuenca.
Se trata de una especie protegida, incluida en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Cantabria en la categoría de Vulnerable.
 
REFERENCIA
Sánchez, M. & Herrera, A.G. (2002). Nueva especie de rana parda descubierta en Cantabria. Locustella nº 1: 82-83.