En muchas ocasiones la evaluación objetiva (basada en mediciones) de las afecciones derivadas de las actividades humanas sobre el medio natural es complicada de realizar. Esto es principalmente debido a la escasez de datos previos que puedan servir de situación de partida para valorar si se ha producido algún cambio que pueda achacarse a una determinada actividad. En el caso de los ríos, siendo un medio dinámico por naturaleza, su marcada estacionalidad y variabilidad interanual implica que los valores de los parámetros que se vayan a evaluar deban registrarse en diferentes períodos del año. Y, lo que es más importante, durante varios años, para poder evaluar a posteriori los efectos en los mismos de cualquier actividad.
En Cantabria tenemos la suerte de desarrollar, desde hace cinco años, el Proyecto Ríos, donde cientos de VOLUNTARIOS participan agrupados para inspeccionar aproximadamente cien tramos distintos en los ríos de nuestra región. El proyecto cobra especial relevancia cuando actualmente se cierne una amenaza potencial sobre las cabeceras del Pas, Magdalena, Aldano, Troja y Yera, derivada de la solicitud de una empresa para llevar a cabo sondeos mediante la técnica de fractura hidráulica (fracking).Esto puede conllevar una afección notable sobre los acuíferos y podría por ello verse reflejado en algunos de los tramos que vienen inspeccionando los VOLUNTARIOS del Proyecto Ríos desde 2008.
Por ello, en este pequeño artículo, se presentan de forma descriptiva los resultados promediados para cada estación (primavera y otoño) de los 8 tramos localizados aguas arriba de Alceda, incluyendo este último, que inspeccionan periódicamente los VOLUNTARIOS. Los ríos muestreados son Barcelada (3 tramos), Pas (2 tramos), Magdalena (1 tramo) y Yera (2 tramos). A modo de comparación preliminar, se muestran los valores de calidad de agua y bosque de ribera promediados para los primeros cinco años del Proyecto Ríos en el conjunto de tramos inspeccionados hasta ahora en Cantabria.
La información recogida por los VOLUNTARIOS consiste en detectar la presencia de afecciones como colectores o vertidos, y la caracterización cualitativa de las orillas y riberas. Paralelamente, registran la presencia de todas las especies de flora y fauna presentes en el tramo, con lo que se puede obtener una estima, al menos comparativa, de la riqueza de las comunidades biológicas presentesen cada tramo. Tras recibir una formación adecuada y diversos materiales, es el grupo de voluntarios quien se responsabiliza de muestrear (en la inspección de ríos) su tramo de 500 metros en primavera y en otoño.
También se incluye la medición objetiva de algunos parámetros básicos que permiten estimar a posteriori unos índices de calidad estandarizados (calidad de agua y bosque de ribera), adaptados de los desarrollados por los investigadores que se dedican al estudio de los ríos. Por ejemplo,  el IBMWP, basado en las comunidades biológicas presentes en el agua, o el QBR, basado en el estado de conservación del bosque de ribera. Cabe reseñar únicamente que los resultados deberían interpretarse con las debidas precauciones asociadas a la diversa tipología de los muestreadores. No obstante, ambos índices pueden servir como referencia a la hora de valorar los efectos de las actividades humanas, en especial las que tienen una incidencia directa sobre el medio fluvial.
Los valores del índice de calidad de agua en estos 8 tramos analizados en el (alto) Pas muestran una calidad del medio acuático entre Buena y Muy buena, tanto en primavera como en otoño, alcanzado una calificación mayor en este último período (ver figura Qagua). En general se encuentran entre los de mayor calidad del agua de los inspeccionados en el marco del Proyecto Ríos en Cantabria.

Paralelamente, el índice relacionado con la calidad del bosque de ribera alcanza valores muy altos en estos 8 tramos analizados en el (alto) Pas, mostrando un bosque de ribera bien conservado, tanto en primavera como en otoño, siendo sus valores prácticamente idénticos entre ambos períodos (ver figura Qrisi). En general estos 8 tramos analizados en el (alto) Pas se encuentran entre los de mayor calidad del agua de los inspeccionados en el marco del Proyecto Ríos en Cantabria.

Aunque no se observan grandes diferencias a este patrón general entre años, obviamente, sí que se aprecian diferencias notables entre unos tramos y otros. Dado que seguro serán de gran utilidad en el futuro para poder valorar específicamente cualquier potencial afección aguas arriba de cualquiera de esos tramos, Red Cambera, como garante del Proyecto Ríos y sus VOLUNTARIOS en Cantabria, hemos preferido no mostrar aquí los datos concretos de cada tramo.
A modo de conclusión, en este artículo se muestra que los datos registrados en los 8 tramos de los ríos Pas (aguas arriba de Alceda), Barcelada, Magdalena y Yera hasta la fecha, por VOLUNTARIOS del Proyecto Ríos en Cantabria, además de otras muchas cuestiones, tienen una utilidad concreta: poder valorar objetivamente, al menos de forma descriptiva, cualquier actividad humana que pueda tener como resultado un efecto sobre los parámetros físicos y químicos básicos del agua, así como otros componentes biológicos que afectan a la calidad general del medio acuático y el bosque de ribera. Y cuantos más tramos inspeccionemos y cuantos más años sigamos haciéndolo, mayor potencial tendrá esta herramienta social generada entre todos los VOLUNTARIOS, denominada Proyecto Ríos. En Red Cambera estamos en ello. ¡Gracias VOLUNTARIOS!