Saltar a contenido principal
Actividad

Avances significativos en el Proyecto Robinia

Como os adelantamos en el iMago correspondiente al mes de mayo, desde principios de este año venimos trabajando en el Proyecto Robinia explorando particularmente la colaboración con dos sectores: por un lado los propietarios de viveros de plantas y, por otro, los representantes municipales y personal técnico de cuatro ayuntamientos que mantienen un estrecho vínculo con los ríos Saja y Besaya, y a la vez presentan una creciente preocupación por la expansión de la vegetación exótica invasora en sus riberas.
Los municipios representados en el este proyecto son Los Corrales de Buelna, San Felices de Buelna, Mazcuerras y Cabezón de la Sal, todos ellos amenazados con una notable pérdida de su riqueza natural si no se toman las medidas correctoras y preventivas en un corto espacio de tiempo.
Hemos desarrollado un programa formativo destinado a responsables, técnicos y trabajadores municipales para dotarles de herramientas que favorezcan la prevención de la expansión de las especies de flora exótica invasora presentes en sus territorios. Al mismo tiempo, casi la totalidad de viveros de plantas ubicados en estos cuatro ayuntamientos se han interesado, colaborando activamente y enriqueciendo el proyecto con el objeto de diseñar e implementar medidas de prevención para minimizar la expansión de las especies objetivo y la información a compradores y minoristas funcionando a su vez como difusores de buenas prácticas ligadas al control de especies alóctonas.
Al mismo tiempo hemos conseguido significativos avances en nuestras relaciones con estos municipios, diseñando objetivos comunes para la planificación de la segunda fase del proceso: la acción directa conjunta y el diseño de una estrategia de alerta temprana.
Confiamos en que estas relaciones puedan materializarse en el futuro inmediato en forma de una mayor concienciación sobre esta problemática y una mejora del estado de conservación de los ecosistemas fluviales.
Este proyecto se desarrolla gracias a una subvención otorgada por la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Urbanismo del Gobierno de Cantabria.