El  proyecto Camárica es una iniciativa no lucrativa, conservacionista y de educación ambiental para la regeneración de un pequeño humedal situado en una finca privada en terrenos próximos a Cahecho (Cabezón de Liébana, Cantabria).

Se basa en la recuperación, con la utilización de elementos del entorno cercano, de una pequeña zona que se inundaba de forma natural. A partir de ahí, se pretenden desarrollar diversas actuaciones de educación ambiental, voluntariado y conservación, tanto de anfibios y reptiles, como de otras especies de flora y fauna que potencialmente pueden beneficiarse de este humedal.

Todo el proyecto, como otros que desarrolla Red Cambera, se enmarca en una filosofía de custodia del territorio, en donde el propietario de un terreno, antes dedicado a la ganadería, decide buscar una alternativa conservacionista para la finca.

Actuaciones realizadas

En agosto de 2011, una veintena de voluntarios habilitaron una charca destinada a la reproducción de los anfibios. La actividad se realizó en una finca particular del municipio cerca de las estribaciones de la sierra de Peña Sagra. Previo acuerdo de custodia con los propietarios de la finca se decidió construir una charca para anfibios, aprovechando la existencia de un manantial de caudal permanente durante todo el año.

En primer lugar se procedió a cavar con herramientas de mano el perímetro de la charca, eliminando la vegetación herbácea. Una vez cavado lo suficiente, se remató la actuación con la construcción de un pequeño dique a modo de presa, compuesto por tierra, rocas y tablas, añadiéndose además un plástico en el fondo de la charca, para impermeabilizar aún más la misma y garantizar una presencia de agua constante para las larvas de los anfibios.

Desde entonces, se viene realizando un seguimiento periódico de la charca, para conocer su evolución y colonización por parte de los anfibios. Actualmente presenta un magnífico estado, con vegetación acuática ya bien desarrollada, con presencia de numerosos invertebrados y, lo que es más importante, con reproducción ya constatada de especies como rana bermeja Rana temporaria y salamandra común Salamandra salamandra. Además, en las proximidades de la charca se ha observado una tercera especie de anfibio, el tritón palmeado Lissotriton helveticus, que previsiblemente acabará también colonizando la misma.

El entorno de la charca y la finca poseen gran valor ambiental. Con el objetivo de conocer mejor su fauna en general, y la avifauna en particular, se vienen realizando desde la actuación transectos trimestrales (estacionales) para inventariar las especies allí presentes. Asimismo con el método diseñado se obtiene un índice semicuantitativo de abundancia de las distintas especies detectadas, y servirá para valorar su evolución a lo largo del tiempo. Hasta la fecha se han detectado aves tan interesantes como águila real, alimoche común, culebrera europea, aguililla calzada, abejero europeo, pico mediano o picamaderos negro, y mamíferos como gato montés, marta o tejón, entre otros.