Jornada formativa sobre Desmán ibérico y Musgaño patiblanco

El sábado 24 de junio realizamos una actividad formativa para dar a conocer los pequeños mamíferos fluviales, Desmán ibérico y Musgaño patiblanco, que habitan los ríos de Cantabria. El objetivo era dar a conocer su biología, estado de conservación y métodos de detección de estas dos especies y que, con ello, se mejore la toma de datos que los voluntarios del Proyecto Ríos realizan en las cuencas fluviales de Cantabria.

La jornada comenzó a las 10 de la mañana en el ayuntamiento de Ruente, donde Raúl Molleda, naturalista de la Asociación Mur, y Tomás González de Cambera, dieron unas nociones básicas sobre las especies, con las que conocer su hábitat y su ecología.

Posteriormente en el arroyo Monte Aa, se realizó un transecto siguiento la metodología explicada, y se procedió a la instalación de métodos no invasivos para la detección de ambos mamíferos.

Esta iniciativa se incluye dentro del programa formativo para los voluntarios del Proyecto Ríos, con el que capacitarlos para que realicen los muestreos semestrales del estado de conservación de los ríos de Cantabria.

Custodia fluvial: Localización de estaciones de muestreo para el seguimiento de la evolución del cauce del río Camesa

El pasado viernes 16 de junio continuamos con acciones de custodia fluvial en el río Camesa con el objetivo de la mejorar su conectividad fluvial.

Iniciamos con ello el seguimiento previo al derribo del azud, aguas abajo de Mataporquera (Cantabria), con el que estimar los cambios sedimentarios y la variación de la estructura del cauce. Para ello georreferenciamos 6 estaciones de control, donde estimar la variación de las condiciones sedimentarias, las modificaciones de la morfología del cauce y la estimación de la agradación o degradación del cauce. Este seguimiento se completará en varias fases a lo largo del año.

Para el derribo del azud existe un compromiso firme de actuación, entre la Confederación Hidrográfica del Duero y la Dirección General de Medio Natural de Cantabria, y en la que Cambera a través del acuerdo de custodia fluvial, realizará una serie de seguimientos de la evolución geomorfológica del río, complementada con una fase de información ciudadana.

En busca del hongo quitrido

Este fin de semana visitamos varios puntos de reproducción de anfibios en el Parque Natural Saja-Besaya, dentro del seguimiento semestral que llevamos haciendo desde hace varios años.

Constatamos el uso de los puntos de reproducción por diferentes especies y los beneficios de las acciones de limpieza realizadas previamente. Además, en esta ocasión, aprovechamos la jornada para colaborar con la Universidad Checa de Ciencias de la Vida en la detección de los hongos quitridos Batrachochytrium salamandrivorans y Batrachochytrium dendrobatidis que afectan a tritones y salamandras.

Formamos a nuevos voluntarios del Proyecto Ríos

Hemos realizado la primera salida formativa para los nuevos grupos que se incorporan al Proyecto Ríos. Con todos los participantes ya disponemos de un centenar de tramos que serán objeto de estudio durante la campaña de inspección de primavera.

Realizamos un muestreo del Besaya a su paso por el parque de La Viesca, muy cerca del Barrio Covadonga de Torrelavega. Hicimos un diagnóstico completo de este lugar, comenzando por analizar sus márgenes y riberas. También identificamos varias especies de plantas, estimamos el caudal y medimos la temperatura y la transparencia. Después obtuvimos varios índices, el IHF, el QRISI y el de calidad de agua con lo que pudimos establecer el estado ecológico, obtenido un resultado catalogado como deficiente.

Colaboramos con la Czech University of Life Sciences, en el seguimiento de enfermedades de anfibios

La última semana de abril compartimos varias jornadas de campo con investigadores de la República Checa (Czech University of Life Sciences) muestreando anfibios en varias zonas de Cabuérniga, Campoo y el Parque Natural Saja – Besaya, dentro de un proyecto que dicha Universidad  está desarrollando en varios puntos de la Cordillera Cantábrica y otras zonas de Europa.

El objetivo es conocer el alcance de la enfermedad emergente llamada quitridiomicosis y en especial de aquella causada por el hongo Batrachochytrium salamandrivorans, que en Europa está causando el declive de las poblaciones de urodelos.

En estos momentos estamos trabajando en un convenio de colaboración para continuar colaborando en el seguimiento de esta enfermedad y en la conservación de los anfibios cantábricos.

– Salamandra afectada por el hongo Batrachochytrium salamandrivorans

22 de octubre: mejora de los bebederos del Saja-Besaya

Un grupo de 20 personas nos reunimos en Cabezón de las Sal desde nos trasladamos, compartiendo vehículos, hasta Ozcaba, en pleno Parque Natural Saja-Besaya. Aquí se hizo una introducción y explicación de la actividad a realizar y se cumplimentaron las fichas de inscripción, dando especial importancia a las amenazas de los anfibios. A continuación nos dirigimos a pie, con apoyo de un vehículo para el transporte del material y con autorización, hasta la Braña de Espinas, donde se realizó la actuación sobre dos abrevaderos, construyendo en ambos rampas de acceso para los anfibios.

IMG_0806

Una vez terminada la actuación se recogió el material y nos trasladamos hasta el Centro de Interpretación del Parque en Saja, donde realizamos una comida campestre y se cumplimentaron las encuestas.

15 de octubre: mejora de los bebederos del Saja-Besaya

El pasado 15 de octubre continuamos con el proyecto de mejora de los hábitats de reproducción de los anfibios del Parque Natural Saja-Besaya. Comenzamos la mañana con una bienvenida del grupo en Cabezón de las Sal a las 10:00.  Desde aquí nos trasladamos en tres vehículos hasta la Venta de Tajahierro, en la carretera del puerto de Palombera (Parque Natural Saja-Besaya) donde se hizo una introducción y explicación de la actividad a realizar.

IMG_0782 IMG_0796

En primer lugar se actuó sobre un abrevadero localizado junto a la pista de Sejos, encima del Pontón de Julastra. Se construyó una rampa de acceso con piedras de la zona y cemento. Finalizada la pequeña obra nos dirigimos caminando hasta la Braña de las Liebres en donde se actuó sobre un segundo abrevadero. En esta ocasión hicimos una rampa de salida para los anfibios, dado que en la época estival se queda con poco agua, pudiendo quedarse atrapados en él especialmente los juveniles. Terminada la actuación se recogió el material y nos trasladamos hasta el Centro de Interpretación del Parque de Saja, donde realizamos una comida campestre y se cumplimentaron las encuestas.

Ayúdanos a proteger los anfibios del Saja-Besaya

Durante este otoño continuamos con “pequeñas” acciones, que producen grandes mejoras, en los lugares de reproducción de anfibios del Parque Natural Saja-Besaya, dentro del Programa Provoca.

Cada año son más los bebederos adaptados, con la participación de personas voluntarias, para la reproducción del grupo animal más amenazado del planeta. A lo largo de los meses de octubre y noviembre pondremos rampas de acceso y salida a diferentes abrevaderos del Parque Natural y mejoraremos las condiciones de su entorno, limpiando algunas captaciones y mejorando la entrada de agua.

¡Anímate a participar!. Inscripciones en redcambera@gmail.com.

Observación de visón americano en el Camesa

El 4 de junio realizamos, con la colaboración de cerca de 20 personas voluntarias, una actividad de instalación de métodos de monitoreo de visón americano (Neovison vison) en el río Camesa.

La actividad comenzó con una presentación de las líneas de acción que desenvuelve actualmente la entidad organizadora, Asociación Red Cambera, así como del programa Tejiendo Redes de la Xarxa de Custodia del Territorio y la Obra Social de La Caixa en el que se enmarca esta iniciativa. Posteriormente se explicaron los objetivos de la custodia del territorio y el caso específico del espacio donde se actúa, un lugar en el que la Asociación tiene suscrito un acuerdo con la Confederación Hidrográfica del Duero. Tras esto, se comentó la problemática de las especies exóticas invasoras, profundizando en el caso del visón americano, y la metodología que se iba a seguir para la ratificación de su presencia en la zona de estudio.

Los asistentes se repartieron en tres equipos de trabajo y cada uno construyó una “trampa de huella” con los objetos aportados por la organización. Posteriormente, los grupos llevaron cada trampa a tres tramos de río que habían sido seleccionados previamente (por las preferencias de la especie a muestrear). Cerca de la localización de una de las trampas se observaron huellas de la especie.

En los puntos donde se instalaron las “trampas de huellas” también se recogió información sobre el hábitat del medio fluvial (calidad del agua, calidad del bosque de ribera, flujo del agua, estado de los márgenes…).

La actividad se cerró con un resumen y puesta en común por parte de los asistentes y la organización. Se valoró positivamente por parte de todos la celebración de esta iniciativa, especialmente la metodología práctica seguida.

A la mañana siguiente, miembros de la Asociación revisaron cada una de las trampas instaladas. En las inmediaciones de una de ellas se pudo certificar la presencia de visón americano a través de la observación directa de un ejemplar y la grabación de este vídeo.

Más información.

Instalación de métodos de monitoreo de visón americano en el Camesa

El valle por el que fluye el río Camesa, declarado como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) por sus valores naturales, comienza a sufrir la colonización por parte del visón americano (Neovison vison) procedente de granjas de cría cercanas. La reciente entrada de esta especie en Cantabria hace que la información relativa a su distribución sea insuficiente en la actualidad, por lo que se plantea utilizar una metodología de recogida de datos que permita conocer el grado de penetración en el sur de la región. Para ello, se emplearán “trampas de huellas”, formadas por un cajón de madera sobre el que se coloca un sustrato blando para que, en este caso los visones, puedan dejar su huella impresa y posteriormente sea identificada.

Una vez constituidos los equipos de trabajo, las acciones que se desarrollarán posteriormente serán las de construcción de las “trampas de huellas”, en base a la utilización de los materiales necesarios, y su colocación en los lugares preseleccionados, un total de tres. Asimismo, se recogerá información relativa al hábitat y se georreferenciará la localización exacta. Finalmente se desarrollará una evaluación de la jornada.