Un nuevo punto de reproducción para los anfibios del Parque natural Saja-Besaya

Este sábado, dentro del programa de mejora del hábitat de anfibios en el Parque natural Saja-Besaya, un grupo de voluntarios de Cambera nos acercamos hasta el bebedero del Cotero Alto, en el monte de Cieza, para revisar el estado de los tres abrevaderos que se encuentran allí.

Los dos primeros, los cuales habíamos adaptado el acceso en 2014, contaban con una buena población de renacuajos de sapo partero y unos pocos de rana bermeja, así como tres ejemplares adultos de rana bermeja.

En el tercer bebedero ya habíamos trabajado en 2015 retirando parte del limo que empezaba a colmatarlo y protegiendo la traída de agua para asegurar un aporte constante de agua. Sin embargo entonces no quisimos instalar ninguna rampa de acceso hasta comprobar que el nivel de agua del bebedero era el adecuado y se mantenía a lo largo del tiempo, ya que en la primera visita que hicimos lo encontramos seco.

Con la visita, comprobamos que no había vuelto a secarse desde 2015,  aunque no vimos indicios de su uso por parte de los anfibios de los alrededores. Por lo que nos pusimos manos a la obra y construimos una pequeña rampa de acceso en uno de sus costados.

En 2018 continuamos con las mejoras del hábitat de anfibios del Parque

El pasado jueves volvimos a salir al campo para continuar ayudando a la conservación de los anfibios a través de la puesta a disposición de hábitats adecuados para su reproducción en el Parque natural Saja-Besaya.

En esta ocasión nos acercamos hasta Las Garmas, en el Monte Ucieda, donde adaptamos un abrevadero instalando una rampa de piedra en uno de sus costados para mejorar el acceso al bebedero a nuestros pequeños compañeros.

Con esta actuación, la séptima realizada en el Mote de Ucieda, intentamos aumentar los puntos de agua adecuados para la reproducción de anfibios y a la vez  mejorar la conectividad entre diferentes poblaciones.

El día nos regaló una mañana agradable de vistas despejada y banda sonora de pícidos y pequeños pajaros forestales, así como varios ejemplares de venao que estaban paciendo tranquilamente y nuestra visita les hizo moverse a otros pastos. En el entorno del bebederos pudimos ver renacuajos invernantes de sapo partero común, unas pocas puestas de rana bermeja y los primeros renacuajos de tritón palmeado de la temporada.

 

2ª jornada formativa sobre desmán ibérico y musgaño patiblanco

El sábado 14 de octubre realizamos la seguda jornada formativa para dar a conocer los pequeños mamíferos que habitan los ríos de Cantabria: el desmán ibérico (Galemys pyrenaicus) y el musgaño patiblanco (Neomys fodiens). El objetivo, además de dar a conocer estas dos especies, buscar la participación del mayor número de personas en el muestreo de ambas especies que estamos organizando para este otoño.

La jornada comenzará a las 10 de la mañana en la escuela de Villar (Hermandad de Campoo de Suso), donde se darán unas nociones básicas sobre las especies, con las que conocer su hábitat y su ecología.

Posteriormente en el río Ijar, se realizará un transecto siguiendo la metodología explicada, y se procedará a la instalación de métodos no invasivos para la detección de ambos mamíferos.

Esta iniciativa se incluye dentro del programa formativo para los voluntarios del Proyecto Ríos, con el que capacitarlos para que realicen los muestreos semestrales del estado de conservación de los ríos de Cantabria.

Adelanto del derribo del azud en el río Camesa

Éste es el timelapse que realizamos durante el derribo del azud de Mataporquera, en el que se puede apreciar perfectamente cómo no se vieron afectados ni desplazados los nenúfares amarillos (Nuphar lutea), especie protegida, y cuál es el aspecto del río Camesa en ese punto después de la actuación.
En breve os mostraremos el reportaje completo y detallado de todo el proceso.

Estaciones de muestreo en el río Camesa

El pasado viernes día 7 los técnicos de Proyecto Ríos Cantabria comenzaron el muestreo del río Camesa, previo a la demolición del azud ubicado aguas abajo de la cementera de Mataporquera.

Se han establecido seis estaciones de muestreo a lo largo del Camesa, en las que se realizan mediciones periódicas del cauce y su granulometría, antes y después de la demolición del azud con el fin de determinar cómo puede afectar esta acción al propio río.

El año pasado se realizó un censo de poblaciones de nenúfar (Nuphar lutea) y se estima que se verá afectado menos de un 2% de las mismas y se conseguirá mejorar notablemente el remonte de las diferentes especies de peces que habitan en este río una vez haya desaparecido la infraestructura.

Estas acciones se enmarcan dentro del acuerdo de custodia fluvial alcanzado entre Cambera y la Confederación Hidrográfica del Duero, para la conservación y protección efectiva del río Camesa, en los términos municipales de Brañosera (Palencia) y Valdeolea (Cantabria).

Jornada formativa sobre Desmán ibérico y Musgaño patiblanco

El sábado 24 de junio realizamos una actividad formativa para dar a conocer los pequeños mamíferos fluviales, Desmán ibérico y Musgaño patiblanco, que habitan los ríos de Cantabria. El objetivo era dar a conocer su biología, estado de conservación y métodos de detección de estas dos especies y que, con ello, se mejore la toma de datos que los voluntarios del Proyecto Ríos realizan en las cuencas fluviales de Cantabria.

La jornada comenzó a las 10 de la mañana en el ayuntamiento de Ruente, donde Raúl Molleda, naturalista de la Asociación Mur, y Tomás González de Cambera, dieron unas nociones básicas sobre las especies, con las que conocer su hábitat y su ecología.

Posteriormente en el arroyo Monte Aa, se realizó un transecto siguiento la metodología explicada, y se procedió a la instalación de métodos no invasivos para la detección de ambos mamíferos.

Esta iniciativa se incluye dentro del programa formativo para los voluntarios del Proyecto Ríos, con el que capacitarlos para que realicen los muestreos semestrales del estado de conservación de los ríos de Cantabria.

Custodia fluvial: Localización de estaciones de muestreo para el seguimiento de la evolución del cauce del río Camesa

El pasado viernes 16 de junio continuamos con acciones de custodia fluvial en el río Camesa con el objetivo de la mejorar su conectividad fluvial.

Iniciamos con ello el seguimiento previo al derribo del azud, aguas abajo de Mataporquera (Cantabria), con el que estimar los cambios sedimentarios y la variación de la estructura del cauce. Para ello georreferenciamos 6 estaciones de control, donde estimar la variación de las condiciones sedimentarias, las modificaciones de la morfología del cauce y la estimación de la agradación o degradación del cauce. Este seguimiento se completará en varias fases a lo largo del año.

Para el derribo del azud existe un compromiso firme de actuación, entre la Confederación Hidrográfica del Duero y la Dirección General de Medio Natural de Cantabria, y en la que Cambera a través del acuerdo de custodia fluvial, realizará una serie de seguimientos de la evolución geomorfológica del río, complementada con una fase de información ciudadana.

En busca del hongo quitrido

Este fin de semana visitamos varios puntos de reproducción de anfibios en el Parque Natural Saja-Besaya, dentro del seguimiento semestral que llevamos haciendo desde hace varios años.

Constatamos el uso de los puntos de reproducción por diferentes especies y los beneficios de las acciones de limpieza realizadas previamente. Además, en esta ocasión, aprovechamos la jornada para colaborar con la Universidad Checa de Ciencias de la Vida en la detección de los hongos quitridos Batrachochytrium salamandrivorans y Batrachochytrium dendrobatidis que afectan a tritones y salamandras.

Formamos a nuevos voluntarios del Proyecto Ríos

Hemos realizado la primera salida formativa para los nuevos grupos que se incorporan al Proyecto Ríos. Con todos los participantes ya disponemos de un centenar de tramos que serán objeto de estudio durante la campaña de inspección de primavera.

Realizamos un muestreo del Besaya a su paso por el parque de La Viesca, muy cerca del Barrio Covadonga de Torrelavega. Hicimos un diagnóstico completo de este lugar, comenzando por analizar sus márgenes y riberas. También identificamos varias especies de plantas, estimamos el caudal y medimos la temperatura y la transparencia. Después obtuvimos varios índices, el IHF, el QRISI y el de calidad de agua con lo que pudimos establecer el estado ecológico, obtenido un resultado catalogado como deficiente.