Asociación Red Cambera acuerda custodiar un territorio en el corazón de la montaña cantábrica

La Asociación Red Cambera y los propietarios de la finca Las Brañas, situada en el término municipal de Cabezón de Liébana, han firmado un acuerdo para llevar a cabo la gestión conjunta de la misma. Ambas partes han alcanzado el compromiso de desarrollar iniciativas sostenibles en las que prevalezcan la conservación de los valores ambientales, culturales y paisajísticos.

Este acuerdo voluntario entre propietarios y la Asociación Red Cambera supone la vinculación en la conservación del territorio y de sus valores mediante los mecanismos que proporciona la custodia del territorio. A la vez, esta actuación se circunscribe dentro del plan de custodia del territorio de la Asociación Red Cambera que busca la conservación de la naturaleza cantábrica implicando a los propietarios del territorio.

En base al acuerdo alcanzado, se desarrollará varias fases de actuación, todas ellas al amparo del Proyecto Camárica. Esta iniciativa se enmarca, específicamente, en la mejora y conservación del hábitat de los anfibios de montaña, si bien supone la puesta en marcha de otras actuaciones que conllevan un beneficio para el aumento de la biodiversidad.

La finca Las Brañas se sitúa entre los pueblos de Luriezo y Cahecho. Si bien es utilizada de manera habitual como pasto de ganado vacuno, se encuentra rodeada de un importante robledal. Asimismo, presenta en su interior una charca recientemente restaurada que, debido a sus características y localización, se convierte en un hábitat prioritario y óptimo para los anfibios. Por su excepcional riqueza natural y cultural, se engloba dentro del Lugar de Importancia Comunitaria Liébana, integrado en la Red Natura 2000 para la conservación de la naturaleza amenazada en Europa.

El lugar también será utilizado como recurso pedagógico en el programa de educación ambiental que el albergue Beatus Ille de Luriezo viene desarrollando desde hace más de treinta años. La charca habilitada, junto con la finca que la rodea, se convierte así en un nuevo escenario para desarrollar actividades educativas al aire libre.

La Asociación Red Cambera es una entidad sin ánimo de lucro e independiente que trabaja para impulsar el uso de la custodia del territorio como estrategia para conservar los recursos y valores naturales, culturales y paisajísticos de Cantabria y su entorno. La Asociación Red Cambera pertenece a la Red Transcantábrica de Custodia del Territorio.

Constituida la Red Transcantábrica de Custodia del Territorio, conformada por 21 entidades de cuatro comunidades

PALENCIA, 21 Oct. (EUROPA PRESS) –

La Casa del Oso de Verdeña (Palencia) ha acogido el acto de constitución de la Red Transcantábrica de Custodia del Territorio, conformada por 21 entidades de cuatro comunidades autónomas dedicados a la conservación de la naturaleza y el medio rural.

Según informaron a Europa Press fuentes de la Red, los colectivos y entidades participantes, dedicados a la conservación de la naturaleza y el medio rural, proceden de Cantabria, Asturias, País Vasco y Castilla y León.
Entre las entidades asistentes al acto e implicadas en la red se encuentran la Fundación Oso Pardo, Fundación Oxígeno, Fundación Lurgaia, EDE, Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, Fundación Naturaleza y Hombre y Fundación Tecnología y Territorio mientras que entre las asociaciones figuran SEO/Birdlife, FAPAS, Costa Quebrada, ARCERA, Red Cántabra de Desarrollo Rural, Foro Asturias Sostenible para el conocimiento y desarrollo del medio rural, Asociación de Ciencias Ambientales, EAsempervirens, Asociación de Estudios Ornitológicos de El Bierzo ‘Tyto Alba’ y Red Cambera, y las empresas IDEE, Pangea y Besarte, así como el Ayuntamiento del Valle de Mena, en Burgos.

Con el acuerdo, esta red pretende “contribuir a la difusión de la custodia del territorio, así como sus objetivos y beneficios; promover la conservación y gestión activa de la naturaleza, en su sentido más amplio; fomentar un uso responsable y sostenible de los recursos naturales y sensibilizar a la sociedad sobre las estrategias de custodia y gestión sostenible del territorio”.

Tras este acto de constitución, la Red Transcantábrica de Custodia del Territorio se incorporará al Foro Estatal de Custodia del Territorio, que alberga a redes y entidades de custodia de todo el país.

La custodia del territorio es un conjunto de instrumentos que utilizan organizaciones sociales y ciudadanas para conservar la naturaleza, el paisaje y el patrimonio cultural de lugares concretos “y no sólo para conservar estos valores, sino también para garantizar que los usos y las actividades –agrícolas, forestales, turísticas o de otros tipos– que se llevan a cabo en estos lugares sean respetuosas con el entorno y no malogren los recursos”.

El Proyecto Ríos inicia el programa formativo ‘Resclaves’ para la identificación de indicios de mamíferos de los ecosistemas fluviales

El Proyecto Ríos organiza durante los dos últimos fines de semana de octubre el programa formativo ‘Resclaves’ para la identificación de indicios de mamíferos de los ambientes fluviales, fundamentalmente, huellas y excrementos. Dicho programa tiene el objetivo de aumentar la capacitación de los voluntarios, para que mejoren su labor de inspección de ríos llevadas a cabo por las personas que colaboran en el proyecto y que dan como resultado un completo diagnóstico de los cauces fluviales cántabros.

Esta actuación se llevará a cabo en dos salidas formativas: la primera el próximo sábado 22 de octubre en el río Ebro a su paso por Polientes, y la segunda el sábado 29 de octubre en el río Saja, en el entorno de Terán de Cabuérniga. Ambas consistirán en la visita a un tramo de río en la que, guiados por personal experto en fauna vertebrada, y utilizando los materiales de inspección del Proyecto Ríos, se procederá a identificar sobre el terreno los indicios encontrados, principalmente huellas y excrementos. La práctica servirá también para conocer los lugares y ambientes más comunes elegidos por cada especie para marcar su territorio.

El programa formativo ‘Resclaves’ se suma a otras iniciativas de formación más veteranas del Proyecto Ríos, como son las salidas formativas de primavera y otoño, previas a las dos campañas anuales de inspección, el programa ‘Formazoom’, en colaboración con la UNED, para la identificación de invertebrados de agua dulce, o las asistencias técnicas de muestreo para aquellos grupos con necesidades especiales.

Esta actividad está dirigida a los voluntarios del Proyecto Ríos. Ambas salidas comenzarán a las 10:00 de la mañana, con una duración aproximada de tres horas, y contará con la participación de quince voluntarios por cada una. Es necesario inscribirse previamente. Más información e inscripciones en www.proyectorioscantabria.com y en el teléfono 608.137.964.

El Proyecto Ríos

El Proyecto Ríos es una iniciativa de voluntariado ambiental surgida en Cataluña, de la mano de la Associació Hábitats, en el año 1997 y desarrollada en Cantabria desde 2007. Entre sus objetivos contempla acercar a la población al entorno natural, establecer una red ciudadana interesada en el estudio, protección y conservación de los ríos, trabajar para mejorar la calidad de los mismos, adoptar responsabilidades respecto a los ecosistemas fluviales, en particular, y al medio ambiente, en general, y estimular y potenciar el voluntariado ambiental.

Semestralmente más de 1000 voluntarios cántabros se encargan de vigilar unos 200 tramos de río, donde mediante la metodología y los materiales del Proyecto Ríos realizan una labor de diagnóstico de la situación en el que se encuentran sus respectivos tramos de río. Toda la información obtenida se publica anualmente en el informe anual que es presentado a la sociedad cántabra en enero.

Pueden participar voluntarios a título individual, familias, entidades vinculadas al medio natural (montaña, micología, pesca, deportes acuáticos, senderismo y similares), grupos conservacionistas, entidades públicas, asociaciones vecinales, ciudadanas, culturales o educativas.

Objetivo conseguido: nueva charca en Liébana para la cría de anfibios

La firma de un acuerdo entre el propietario de la finca “Las Brañas” y la Asociación Red Cambera ha permitido diseñar un proyecto centrado en la mejora y conservación del hábitat de los anfibios de montaña. Para ello, durante los pasados días 6 y 7 de agosto, veinticinco personas construyeron y habilitaron una charca para mejorar la población de anfibios en el término municipal de Cabezón de Liébana, entre los pueblos de Cahecho y Luriezo. Esta actuación se circunscribe dentro del plan de custodia del territorio de la Asociación Red Cambera que busca la conservación de la naturaleza cantábrica implicando a los propietarios del territorio.

Los trabajos comenzaron con la extracción de la cubierta vegetal, utilizando para ello únicamente medios manuales. Posteriormente, se eliminó una parte de la superficie del suelo para obtener un nivel de agua homogéneo durante todo el año. A continuación, se construyó un pequeño dique usando sólo elementos naturales tales como troncos y rocas. Finalmente, el entorno y la propia charca se cubrieron de vegetación autóctona, principalmente juncos.

Con esta actuación se pretende que la charca sea colonizada por especies de anfibios que actualmente viven en este entorno. Por su importancia y valor natural, destacan especies como la rana bermeja, sapo común, sapo partero, salamandra común y  tritón palmeado. De esta manera, la charca es el lugar óptimo para que estos animales puedan depositar sus puestas o desarrollar sus estados larvarios.

La zona de intervención se engloba dentro del Lugar de Importancia Comunitaria Liébana, concretamente en una finca utilizada de manera habitual como pasto de ganado vacuno rodeada de un robledal. Este territorio, según el diagnóstico previo realizado, encierra una importante biodiversidad y, debido a sus condiciones de encharcamiento, se convierte en prioritario como un hábitat óptimo para anfibios.